Desahuciados en el sur, olvidados en el norte.

Desahuciados en el sur, olvidados en el norte.

Tras el terremoto que les dejó sin nada y obligó a los supervivientes a improvisar campamentos de refugio en plazas, campos de fútbol, de golf y descampados de la ciudad de Puerto Príncipe, su situación no hace más que empeorar.  A casi un año y medio del terremoto muchos de los programas de emergencias se están retirando de terreno endureciendo más aún las condiciones de vida de los supervivientes.

La ONG valenciana Psicólogos sin Fronteras mantiene su equipo de acción humanitaria en Puerto Príncipe dando protección a los niños y mujeres que se encuentran en los precarios campamentos de desplazados donde sobreviven, con el apoyo de las entidades humanitarias, más de medio millón de haitianos.

Además del trabajo que se venía realizando con las personas desplazadas, a partir del mes de Noviembre de 2010 nuestros profesionales en terreno tuvieron que hacer frente a la epidemia de cólera que se declaró en Haití con campañas de prevención en el campamento de Delmas 33 donde trabajamos.

Desahuciados en su propio país.

A pesar de la presión internacional y de los fondos recibidos, el gobierno haitiano no ha iniciado la cesión de tierras y construcción de casas para los afectados. Peor aún, en estos momentos las personas que viven en los campamentos están recibiendo amenazas de desahucio para que abandonen los espacios donde se refugian y que son todo lo que estas familias tienen.

El temor a que dichas amenazas se hagan efectivas está presente en todas las comunidades desplazadas ya que, debido a su vulnerabilidad, esto les obligaría a vivir en la calle sin ningún tipo de protección y sin ni siquiera la mínima dignidad con la que cuentan en los campamentos que ellos mismos han construido.

Olvidados por el norte.

El abandono de las víctimas del terremoto no se produce solamente por parte del gobierno haitiano, como agentes de la cooperación valenciana queremos denunciar el olvido de la Generalitat Valenciana hacia el pueblo haitiano.

Los fondos de emergencias que se aprobaron para ayudar a Haití en Enero de 2010 aún no han sido enviados, incluidas las donaciones hechas por los ciudadanos valencianos a las cuentas abiertas por la Generalitat específicamente para la emergencia de Haití.

En medio de la epidemia de cólera que aún azota Haití y la disminución de recursos de emergencias en terreno, la retención de los fondos por parte de la Generalitat no tiene justificación.

Frente a esta inacción de los gobiernos, tanto en el norte como en el sur,  el compromiso de las organizaciones no gubernamentales ha hecho que estas continúen trabajando junto a las personas y comunidades más golpeadas por la tragedia, dando una respuesta inmediata y humana que ha posibilitado que miles de personas en Haití puedan ejercer su derecho a vivir con dignidad.

El trabajado en Haití no ha terminado y Psicólogos sin Fronteras va a continuar trabajando junto al pueblo haitiano para que sean ellos los únicos con derecho a decidir sobre su destino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *