Haití: dos años luchando por su dignidad.

Haití: dos años luchando por su dignidad.

Se han cumplido dos años del terremoto que devastó Haití causando más de 200.000 muertos. Hoy, más de medio millón de personas siguen sobreviviendo en los campamentos de Puerto Príncipe bajo tiendas improvisadas con plásticos, sin acceso a los recursos más básicos como el agua potable o atención sanitaria. Psicólogos sin Fronteras junto al resto de organizaciones no gubernamentales humanitarias mantiene su compromiso solidario con el pueblo haitiano.

Lucha por la dignidad.

Pese a las condiciones extremas en las que continúa el pueblo haitiano, los afectados por el terremoto han demostrado la capacidad del ser humano para recuperarse de las tragedias y seguir adelante.

Con el apoyo de las entidades no gubernamentales como Psicólogos sin Fronteras los desplazados por el terremoto se han organizado para proteger a las de las personas más vulnerables de los campamentos y continuar con sus vidas durante dos años.

En los campamentos se han organizado comedores comunitarios para el reparto de comida, se han construido espacios educativos para los niños, ya que no existe acceso a la escuela pública en Haití. Los desplazados organizaron comités de autoayuda que se han enfrentado a las amenazas de desahucio que querían arrebatarles las condiciones de vida mínimas conseguidas.

Durante estos dos años las organizaciones no gubernamentales humanitarias nos hemos mantenido junto a los desplazados para recuperar el derecho a una vida digna.

El trabajo no ha sido sólo de protección sino que también mantenemos la denuncia frente a la violación de derechos fundamentales que supone que más medio millón de haitianos siga en campamentos en una situación de alta vulnerabilidad.

Los responsables, el gobierno haitiano principalmente, que mantiene las ayudas congeladas y otras entidades gubernamentales, entre ellas el gobierno valenciano que mantiene retenidos los 4 millones de euros destinados a los campamentos de Haití desde hace un año y medio; siguen olvidando a las personas de los campamentos.

Ciudadanía activa.

En esta crisis humanitaria como en la crisis económica que vivimos los gobiernos se han mostrado ineficaces en su respuesta.

Desde el movimiento civil no gubernamental que representamos, alentamos a todos los ciudadanos del planeta a actúen y que como los desplazados haitianos siguen haciendo hoy, luchen por una vida digna por encima de los intereses políticos y económicos de unos pocos.

La dignidad y los derechos humanos no son negociables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *