La solidaridad es la ternura de los pueblos

La solidaridad es la ternura de los pueblos

Hace 20 años, cuando un grupo de personas decidieron poner en marcha Psicólogos sin Fronteras lo hicieron con la vocación de trabajar en el campo de la cooperación, una cooperación entendida como apoyo entre países, organizaciones y personas en la construcción de un mundo más humano. Desde la psicología se han desarrollado proyectos en numerosos países en situaciones de emergencia, los más recientes donde hemos trabajado han sido Haití y Bolivia. Este 8 de septiembre, Día del Cooperante queremos acordarnos especialmente de nuestras compañeras de Psicólogas sin Fronteras del Beni y de todas las cooperantes y voluntarias que han pasado en los últimos años por un proyecto que trabaja por la lucha contra la violencia de genero, en la prevención del embarazo adolescente y en situaciones de emergencia como las acaecidas hace unos meses. Te invitamos a que conozcas su trabajo en Psicólogas sin Fronteras El Beni

Cooperando por un mundo más humano
En este día nos acordamos de todas aquellas personas que trabajan por un mundo justo donde todas tengamos cabida y que creen que la cooperación, con mil matices de como la entendemos, pero siempre buscando la construcción de una humanidad donde se respete la vida, los derechos humanos, la dignidad y el derecho que que cada persona pueda decidir como quiere que sea su vida, es necesaria e imprescindible. Por eso exigimos a los gobiernos que apuesten y apoyen una cooperación basada en las personas y no en los intereses económicos y comerciales. En la jornada “Hacia una cooperación Local transformadora” del pasado 7 de julio, uno de los ponentes declaraba lo que pueden ser las bases de un cooperación actual: “Es imposible trabajar por una ciudad con un desarrollo equilibrado en un mundo que no sea equilibrado y justo. De no ser así no habrá muros ni fronteras que nos salven de la pobreza y la crisis que provoquemos en otros lugares. Los modelos o políticas que defendemos han de basarse en dinámicas locales pero con una vocación universal. No podemos defender cosas para nosotros que no puedan ser extensibles a los demás, y a su vez no podemos proponer modelos que no puedan ser extensibles a los demás, y a su vez no podemos proponer modelos que no queramos o no seamos capaces de desarrollar en nuestras sociedades”.

Con esta reflexión y deseando un feliz día a l@s cooperantes de todas las parte del mundo, recordamos la frase con la que hemos titulado esta noticia, recordando a la escritora nicaragüense Gioconda Belli que nos recordaba que “la solidaridad es la ternura de los pueblos”. Por un mundo más humano, seamos muy tiernos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *