¡¡NO TE OLVIDES DE HAITÍ!!

¡¡NO TE OLVIDES DE HAITÍ!!

Dicen que las mayúsculas en Internet es algo así como gritar, y si encima van con signos de exclamación, es un grito desesperado, atronador, molesto. Y es que a cuatro años del terremoto que hundió, aún más, a la gran mayoría l@s haitian@s en un estado de extrema pobreza, parece que haya aceptado que esta situación vaya a ser así casi en perpetuidad. Por eso el grito desesperado, el llamamiento a escuchar a la población haitiana que tiene y está diciendo mucho, aunque parece que a nadie le interesa escuchar.

Detrás de las cifras hay historias, entre 170.000 y 300.000 personas siguen en campos de desplazados sin las mínimas condiciones de subsistencia, los datos se vuelven todavía más vergonzosos si entendemos que no hablamos de números, hablamos de personas que como cualquiera de nosotras tienen sueños, esperanzas y ganas de vivir siendo felices. Hace poco más de una semana que los medios de comunicación nos recordaban la tragedia, nos inundaban de cifras, pero con contadas excepciones donde se intentaba explicar el porqué de esas cifras(http://www.eldiario.es/desalambre/olvidados-Haiti-siguen-invisibles-carpas_0_213128900.html), casi todas las informaciones nos encaminaban a la pena y al aceptar que es una situación lamentable pero inevitable. Desde Psicólogos sin Fronteras esta vez no queremos hablar de lo que estamos haciendo o hemos hecho junto a la población haitiana, queremos denunciar que la situación que vive Haití tiene unas causas y no es ningún castigo divino que les haya tocado. Escuchando y apoyando a la población haitiana, ejemplo de lucha y resistencia diaria, este país tenga un fDicen que las mayúsculas en Internet es algo así como gritar, y si encima van con signos de exclamación, es un grito desesperado, atronador, molesto. Y es que a cuatro años del terremoto que hundió, aún más, a la gran mayoría l@s haitian@s en un estado de extrema pobreza, parece que haya aceptado que esta situación vaya a ser así casi en perpetuidad.uturo donde sus habitantes tengan la posibilidad de tener cubiertas las más mínimas necesidades (alimentación, sanidad, vivienda, educación) y de poco a poco construir un futuro inmediato de esperanza y donde puedan ser felices y tener una vida digna.

Son muchas las preguntas que están sin responder (http://haitiotrosterremotos.info/lang/es/haiti-los-otros-terremotos-en-210-anos-y-1460-dias/)
“¿Porqué está resultando “tan difícil” la reconstrucción en Haití?
¿Porqué hay tantas protestas en Haití?
¿Qué papel están jugando las 10.000 ONG internacionales presentes en el país?
¿Qué papel juega el Gobierno haitiano en la reconstrucción?
¿Cuál es la propuesta de las instituciones multilaterales como Naciones Unidas o el Banco Mundial para Haití?
¿Cuáles son las recomendaciones del FMI para Haití?
¿Son las maquilas (fábricas principalmente textiles y de ensamblaje situadas en zonas francas), la minería, la agroindustria para exportación o el turismo de lujo lo que traerá el desarrollo a Haití?
¿Qué hace Aznar asesorando al Gobierno Haitiano y qué tipo de “consejos” ofrece?
¿Porqué acaba de firmar España un acuerdo de protección de inversiones en Haití?
¿Qué empresas españolas han aterrizado en Haití desde el terremoto y para qué?
¿Qué hacen Monsanto y otras empresas agroalimentarias en Haití?
¿Qué papel juegan las agencias de cooperación y las oficinas comerciales de gobiernos como el Español, el Francés o el Estadounidense?
¿Dónde han ido los 50 millones de euros que destinó el Gobierno español para PYMES en Haití?
¿Y los miles de millones prometidos por gobiernos e instituciones después del terremoto? ¿Se han desembolsado? ¿A qué se han destinado?
¿Qué hacen los cascos azules de Naciones Unidas – MINUSTAH – en Haití? ¿Qué consecuencias políticas y socioeconómicas tiene esta presencia militar extranjera?
Y finalmente ¿Qué piensa de todo esto la sociedad civil haitiana?”

El 12 de enero de 2015 los titulares volverán a recordarnos que hace cinco años un terremoto arrasó con Haití, otra vez habrá cifras sin nombres. Pero desde ya, entre todas tenemos que conseguir que la población haitiana tenga la opción de decidir que es lo que quiere, como lo quiere y que tengan la oportunidad de ponerlo en marcha sin las injerencias de cualquier poder de dentro o fuera del país que no respete la soberanía del pueblo y la dignidad de todas las personas haitianas. Por eso no nos olvidamos y te pedimos que no te olvides de cada una de las personas que allí intentan sobrevivir, tienen sueños y esperanzas, están trabajando y luchando como la mayoría de nosotras, pero es importante que sientan que no están solas y que denunciemos las injusticias y atropellos cotidianos que sufren cada día. Y, esta vez desde la esperanza, volvemos a gritar ¡¡NO NOS OLVIDEMOS DE HAITI!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *