Por el Cierre inmediato de los Cie

Por el Cierre inmediato de los Cie

El cierre de los Cie de todo España, esa es la exigencia, no hay reglamentos que negociar, ni condiciones que mejorar. Las personas allí encerradas no son delincuentes porque sino estarían en la cárcel, y por lo tanto tampoco han cometido ningún delito. Por no tener papeles, al ser detenidos en redadas racistas se les priva de toda libertad y se les encierra en los Cie un máximo de 60 días tras los que serán expulsados o puestos en libertad, arriesgándose a nuevas detenciones. Las 30 organizaciones que integran la plataforma Campaña por el Cierre de los Cie ha presentado el informe “¿Cuál es el delito?” donde queda reflejado el estado de violencia que sufren muchas de las personas migrantes allí encerradas.

Texto de ALIA BENNOUNA, de http://www.antifeixistes.org
Un total de 26 personas encerradas en el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Zapadores (Valencia) afirman haber sufrido violencia por parte de algunos policías en 2012, según recoge el informe ¿Cuál es el delito? elaborado por la plataforma CIE NO, que integra a una treintena de organizaciones sociales valencianas que han acompañado a los internos de Zapadores durante tres años. Entre ellas se encuentran Médicos del Mundo, Psicólogos sin Fronteras, SOS Racisme y la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), entre otras organizaciones y asociaciones locales.

Los Centros de Internamiento de Extranjeros son instalaciones donde el Estado español encierra a personas a la espera de ser expulsadas por carecer de permiso de residencia aunque no hayan cometido ningún delito. La falta administrativa en la que incurren es equivalente al impago de una multa de tráfico pero se les impone una sanción desproporcionada: privación de libertad y de muchos otros derechos fundamentales. El colectivo denuncia, a través del informe, su existencia. “Resulta abominable para cualquiera tener un CIE en la ciudad” explica Ana Fornés, portavoz de esta organización que ha lanzado la campaña por el cierre de los CIE. Las deficiencias detectadas en el funcionamiento de las instalaciones de Zapadores coinciden con las irregularidades conocidas de otros centros del país.

El ingreso supone la exposición a unos factores de degradación física y psico-emocional que se acompaña de la negación y vulneración de derechos fundamentales. “La situación acaba por socavar su integridad moral”, expone Fornés. En Zapadores, según manifiestan en el informe, se les somete a unas precarias condiciones de internamiento, carecen del preceptivo de asistencia social y de cualquier tipo de actividad recreativa o cultural, lo que aumenta el estado de ansiedad en el que se encuentran los internos, al no comprender por qué están encerrados sin haber cometido delito. Además de la falta de información sobre la situación jurídica de los retenidos, dificultades para solicitar asilo o contactar con alguna ONG,existencia de dos celdas de aislamiento sin criterios reglamentados sobre su uso, visitas de familiares limitadas y sin posibilidad de contacto físico, insuficiencia de productos de higiene y vestuario, falta de regulación térmica en las duchas, imposibilidad de usar el baño por la noche (esto les obliga a hacer sus necesidades en la misma celda) y el sometimiento a la incertidumbre de no conocer su destino (no se les avisa de la fecha de expulsión por lo que se impide la despedida de seres queridos y la acogida en el lugar que llegan).

Aquí se puede descargar el informe “¿Cuál es el delito?”. La lucha continua pero el objetivo es claro y no admite modificaciones, desde Psicólogos sin Fronteras pedimos el cierre inmediato de los Centros de Internamiento para Extranjeros.