Trabajando por la prevención del embarazo adolescente y contra la violencia machista

Trabajando por la prevención del embarazo adolescente y contra la violencia machista

Viveca Albert Añó y Cristina Martínez Méndez ya llevan varios meses formando parte del equipo de Psicólogos sin Fronteras y desde hace una semanas que están Trinidad en Bolivia, participando en el proyecto de prevención de embarazo adolescente, apoyando y aprendiendo de las compañeras que Psicólogas sin Fronteras del Beni, que ya llevan muchos años trabajando en programas comunitarios sobre violencia de genero y embarazo adolescente, entre otros. Aunque aún siguen a vueltas con la parte técnica, Viveca y Cristia comparten algunas de sus vivencias en este blog. Los próximos tres meses van a ser y ya están siendo muy intensos, aquí puedes enterarte de como les va. Les mandamos un gran abrazo desde tierras valencianas y todo nuestro ánimo y apoyo, a ellas y a todas las personas que trabajan con nuestras compas del Beni.

Al poco de llegar a Bolivia, contaba Cristina Martínez, “La vida siempre consigue sorprenderte favorablemente. A pesar de llevar en esta tierra tan solo 10 días, la multitud de colores, sabores, y el contacto con la gente nos recuerda la verdadera esencia de la vida: la felicidad. Este primer contacto con la realidad en el municipio de Magdalena me ha permitido no sólo trabajar con grandísimos profesionales, sino también conocer la realidad y aprender a trabajar con ella”. Y su compañera en este proyecto, Viveca Albert, compartía también sus sensaciones y emociones, “Siempre caminando y a lo largo de mi viaje voy siempre acompañada por los ecos de los ecos de aquellas lejanas palabras que había escuchado de ella, con mi fascinación, ahora viviéndolo. Ver como las puertas de las casas están abiertas de par en par, los niños juegan en la calle con otros niños, descalzos porque no importa que se ensucien los pies. De vez en cuando notar la caricia aterciopelada de algún perro que se ha colado en el aula del colegio o que la gente que no te conoce te diga: Buen día!, al cruzarse contigo. Acá dónde algunos creen que no hay nada, yo me lleno de calor humano, y sobre todo río, reímos a cada rato. Cuando llegas cuesta asimilar un espacio y una vida tan diferente, y es que la palabra diferente se queda corta, pero después de esta semana empiezo a sentirme yo también diferente…”.

Los días y las semanas van pasando, las vivencias entran directas al corazón, se bombea tan rápido que a veces no da tiempo a asimilar tantas cosas, pero tiempo al tiempo. Y cuando llevaban ya varias semanas, si no lo había hecho ya, la realidad más dura les golpeó en la cara, “justamente hoy estábamos contentas. Hablábamos de un avance, por la aprobación de la Ley Nº348 Integral para garantizar a las mujeres una vida libre de violencia aquí en Bolivia. Pero justamente hoy, salimos a la calle y al doblar la esquina encontramos una mujer más asesinada en pleno restaurante. Un asesinato pasional, lo calificaban algunos vecinos…en fin, angustiadas todavía, pero con más fuerzas si cabe, de seguir en este proyecto contra la violencia y el maltrato”, explicaba Viveca el 15 de octubre. Esta es una lucha de todas las personas allá en Trinidad en Bolivia, pero también acá en Valencia en España, todas juntas venceremos al machismo que mata, y para ello necesitaremos a los medios de comunicación, desde el principio Marisol siempre ha apoyado a las compas de PsF y a su programa que fueron con Marcia a la cabeza, así lo explica Cristina, “Después de una tarde de 43º, iniciamos la participación en el programa del canal 11 universitario, un espacio comunicativo en el que hemos podido defender el derecho a la educación sexual como única forma de garantizar la integridad sexual. ¡La voz de la prensa no se calla mientras existan periodistas de vocación como Marisol!”.

Y con el día a día y muchas sensaciones a flor de piel, nos quedamos, de momento, con las palabras de Cristina sobre lo que en estos momentos están viviendo, compartiendo, aprendiendo, totalmente contagiadas, admiradas por la fuerza de la comunidad, “iniciamos el contacto con las Juntas Vecinales para la puesta en práctica de los proyectos de Prevención de Embarazo Adolescente. Ver como la gran mayoría de los vecinos asisten a las juntas, participando y tratando temas de índole social que repercuten en la vida de todos los ciudadan@s del barrio me hace pensar el daño que nos hace vivir en la ciudad, perdemos identidad y sentido de comunidad, algo bien vivo por acá!”.