Guía para familias con hijos e hijas para la cuarentena

Guía para familias con hijos e hijas para la cuarentena

La situación de emergencia que estamos viviendo supone algunos cambios y adaptaciones para toda la familia. Es mucho tiempo el que convivimos en casa y, en ocasiones, resulta difícil explicar a los niños y niñas pequeñas de la familia lo que está ocurriendo.

Sin embargo, los adultos debemos tener algunas cuestiones claras para facilitarles el entendimiento sin caer en alarmismos y el miedo ni la monotonía, manteniendo rutinas y actividades.

A continuación, te dejamos algunos consejos psicoeducativos que pueden ser útiles:

  1. Promueve que los niños y niñas se expresen sin interrumpirle para que sientan que les comprendes. Que se sienta parte de la familia al contar con su opinión. Comunícate de manera cercana y fluida con ellos y conversa sobre películas, música, juegos, etc. Hablar de lo que les gusta y preguntan sin miedo ni nerviosismo.
  2. Mantén la calma. Debemos cuidar las conversaciones que se mantienen con otras personas adultas porque las más pequeñas están atentas. Protégeles de información que pueda ocasionar malestar. Existen varios recursos que explican de forma adecuada y  aconsejan cómo hacerlo, por ejemplo cuentos.
  3. Comparte sus sentimientos y preocupaciones. Comunícate con ellos o ellas, necesitan ser entendidas/os, aceptadas/os y queridas/os.
  4. Potencia la comunicación verbal y no verbal. Ejemplos de comunicación verbal/Ejemplos de comunicación no verbal:
    • ¿Necesitas alguna cosa?/Sonríe; ¿Quieres explicarme algo?/Contacto visual.
    • “Parece que estás triste”/Abraza; ¿Cómo va todo?/Siéntate junto a ella/él
    • ¿Puedo ayudarte?/Acariciar el rostro; etc.
  5. Intenta enfocarte en lo positivo y en sus fortalezas y capacidades. Ayúdales a descubrir sus puntos fuertes.
  6. Expresa tu afecto aceptando sus cualidades y debilidades. Ofrecer una imagen positiva de sí misma/o es una forma de proporcionar amor.
  7. Planifica tu tiempo: intenta mantener las rutinas habituales familiares para evitar alterar el orden y estructura que dan las rutinas.
  8. Planifica un horario consensuado de semana, diferenciando el tiempo de trabajo escolar, tareas de casa y ocio. Es importante que no pierdan el hábito de trabajo. No están de vacaciones.
  9. Fijar normas y límites educativos y de convivencia desde un estilo democrático favorece que los niños y niñas desarrollen su autocontrol, ganando seguridad en sí mismos, desarrollando valores y adquiriendo habilidades sociales, etc.
  10. Las normas resultan más útiles si cumplen las siguientes condiciones:
    • Claras, comprensibles y argumentadas son los cimientos para que se sientan seguros/as.
    • Razonables y con consecuencias proporcionadas.
    • Atendiendo a las necesidades y el punto de vista del niño, niña o adolescente.
    • Sin hacer distinciones ni comparaciones entre hermanos o hermanas.
    • Respeto y cumplimiento de los acuerdos tomados.
    • Los progenitores o cuidadores consensúan las decisiones, refuerzos y sanciones, siendo modelo de comportamiento.
  11. Estimula la autonomía haciéndole partícipe de las responsabilidades, guiando cómo solucionar problemas con él/ella.
    • Colaborar y ayudar en casa, también es importante y nos obliga a compartir tiempo y actividades juntos.
    • En el tiempo de ocio, tendrán momentos y actividades solos, pero reclamarán nuestra atención y participación, es positivo prestársela para compartir con ellos momentos agradables cambiando la temática de obligaciones a tiempo divertido en familia.
  12. Aprovecha esta situación para pasar más tiempo de disfrute y ocio en familia, algo tan necesario y escaso habitualmente.
  13. También podemos permitirles hacer vídeo llamadas con amigos y familiares, para mantener la conexión social y vencer la sensación de aislamiento. Ellos también necesitan seguir conectados.

La actitud supone la diferencia entre el caos y la oportunidad

Tomado del Ilustre Colegio Oficial de Psicología de Cantabria.

Ilustraciones de  Alicia Calero Cervera, Som Somni ilustración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *