Pautas para afrontar la emergencia del Coronavirus para el personal sanitario

Pautas para afrontar la emergencia del Coronavirus para el personal sanitario

En situaciones de ansiedad y miedo intenso las personas pasarán primero por un shock, que las inhabilita racionalmente, es decir, no sirve que razonéis con ellos o ellas. Podréis encontrar las siguientes conductas, que son normales en estas situaciones anormales:

  • Conductas de ira
  • Culpar a los profesionales que los atiende
  • Búsquedas constante de atención

Recomendaciones para la interacción con pacientes

  • Empatizar, haciéndoles ver que comprende lo que siente en este momento y normalizar sus emociones.
  • No decirle que “no llore”, o “no se ponga triste”, o “no se enfade” o “no tenga miedo” (lo normal es sentir estas emociones).
  • Facilitar que hable, que exprese su malestar
  • Mantenga una escucha activa. El silencio en estos momentos es su mejor opción.
  • Mantenga contacto visual
  • Preguntar antes de tener contacto físico, como tocar una mano, el hombro
  • No discutir con la persona si está alterada o irritada
  • No intentar “hacerle entrar en razón”
  • Evitar los consejos
  • No culpar o moralizar
  • Pedir colaboración de alguna persona de su entorno que pueda acompañarlo
  • Si es posible, darle alguna tarea para hacerla sentirse útil

Pautas para el autocuidado del personal sanitario

  • Descansar, cada dos horas un descanso de 10 minutos
  • Dedicar un tiempo diario a realizar actividades de relajación (Grupo de Encuentro, Respira y Calma), como meditación, mindfulness, etc.
  • Evitar en el tiempo de descanso dedicarlo a hablar con otros colegas repetitivamente del coronavirus y sus consecuencias.
  • En momentos de angustia o ansiedad revisar los pensamientos, contrastar la realidad con esos pensamientos. Buscar datos objetivos que confirmen pensamientos catastróficos.
  • Dedicar tiempo a actividades lúdicas.
  • Cuidar el cuerpo: hacer ejercicios. Respetar las horas de sueño. Siga una dieta saludable.
  • Pide ayuda si lo necesitas. Pedirla no es sinónimo de no ser un/a buen/a profesional.

Se consciente de tus límites, antes de profesional eres una persona

Si continuadamente estás enfadado, triste, con miedo, agotado, con culpa, desmotivado, con rumiaciones de pensamientos negativos recurrentes, flashback o somatizaciones pide ayuda a un o una profesional de la psicología.

Tomado del Colegio Oficial de Psicología de Cantabria, extraído del GIPEC: Grupo de Intervención en Situaciones en Crisis en Ceuta.

Ilustraciones de  Alicia Calero Cervera, Som Somni ilustración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *