Acción humanitaria

Diagnóstico de la realidad:

Ante una situación de emergencia y catástrofe, las comunidades afectadas requieren de recursos de protección y apoyo psicosocial de forma urgente.

Los efectos de la emergencia se producen a tres diferentes niveles:

A nivel individual muchas personas reducen sus capacidades de afrontamiento por la pérdida del sentimiento de control sobre sus vidas al verse sobrepasados por la situación extrema en la que se encuentran.

A nivel colectivo se rompen las redes sociales de apoyo y por tanto las capacidades de protección de la comunidad se vuelven débiles.

También a nivel de la cultura y valores de las comunidades que en muchos casos no llegan a poder explicar lo que les ha sucedido.

Qué hacemos:

Activamos los equipos humanitarios de Psicólogas y Psicólogos sin Fronteras en los que integramos a profesionales del país donde se ha producido la emergencia, ponemos en marcha acciones de protección para la comunidades afectadas, dirigiéndonos a los colectivos en mayor vulnerabilidad.

Las actividades prioritarias que en acción humanitaria son:

-Creación de espacios seguros para menores y personas dependientes.

-Apoyo psicosocial a mujeres en situación de vulnerabilidad y alto riesgo de violencia de género.

-Atención psicológica individual y familiar.

¿Cómo lo hacemos?

Además del envío de equipos humanitarios, formamos a profesionales del área psicosocial de los países afectados por la emergencia para que se incorporen al equipo de Psicólogas y Psicólogos sin Fronteras.

En las situaciones de emergencia es esencial contar con profesionales locales del país donde se ha producido la emergencia para poder establecer un vínculo emocional cercano basado en los códigos culturales comunes, una comunicación eficaz con las personas afectadas y un conocimiento de la realidad social y cultural de la zona.

Uno de los objetivos de Psicólogas y Psicólogos sin Fronteras en acción humanitaria es crear equipos locales que puedan responder de forma inmediata a posibles emergencias posteriores.

El apoyo psicosocial en situaciones de acción humanitaria se dirige a trabajar desde un enfoque comunitario para recuperar las capacidades de afrontamiento de la comunidades y personas afectadas.

Por ello ese esencial la participación de los propios comunidades que han sido afectadas por la emergencia. Buscamos que en las acciones de protección que se ponen en marcha (como la creación de espacios seguros), se incorporen personas de las comunidades.

Esta participación directa consigue que recuperen su sentimiento de control al formar parte de las acciones reconstrucción.

Las comunidades afectadas a pesar de la situación extrema en la que se encuentran cuentan con capacidades y profesionales que pueden sumarse a las actividades de protección.

La potenciación de estas capacidades (resiliencias) es uno de los objetivos fundamentales del apoyo psicosocial en la acción humanitaria y de emergencias.

Dónde actuamos:

En los lugares para los que se lanza una llamada humanitaria internacional.

Las últimas emergencias en las que hemos actuado:

2017 Jordania, destinatarias: personas refugiadas sirias en la ciudad de Ammán

2016 Ecuador, destinatarias: comunidades afectadas por el terremoto en la provincia de Esmeraldas

2014 Bolivia, destinatarios: barrios afectados por inundaciones en la ciudad de Trinidad

2010 Haití, destinatarios: campamentos de Delmas tras el terremoto de Puerto Príncipe.