Taller de Teatro de las y los oprimidos

El taller de teatro de lxs oprimidxs se dio lugar en la Facultad de Psicología en el marco del Proyecto “Mujeres invisibles: Construyendo equidad de género desde el espacio universitario” impulsado por la ONG “Psicólogos y psicólogas sin fronteras” que cumplió 25 años en el mes de octubre. Este taller comenzó el lunes 14 de octubre y finalizó el lunes 4 de noviembre, después de 6 sesiones de tres horas. Durante el taller nos encontramos 10 personas entre ellas, Flor Pezzola quien lo facilitaba.

En la poética del Teatro de lxs oprimidxs, se ponen en relación dinámicas que tienen que ver con ejercicios y juegos, ejercicios que apuntan al conocimiento de nuestras corporalidades, sus mecanismos y mecanizaciones, sus atrofias y dolores, así como su capacidad de recuperación y reorganización. También habla de la posibilidad de una comunicación efectiva sin necesidad de las palabras, en miras a una deconstrucción de las mecanizaciones y cristalizaciones de respuestas corporales que han dejado de repensar nuestras posiciones en el mundo físico, político y social.

Nuestras corporalidades se expresan con emisores y receptores de mensajes en un diálogo constante con lxs otrxs. Nos pensamos como seres y sujetxs indivisibles, donde un movimiento corporal es un pensamiento. Es fácil comprenderlo en casos evidentes como cuando pensamos en comer y salivamos, pero se hará menos evidente cuando se trate de una manera particular de andar, de sentarse, de comer, de mirar, de hablar. Todas las ideas, todas las imágenes mentales, todas las emociones se revelan físicamente.

En la batalla del cuerpo contra el mundo, los sentidos sufren, y comenzamos a sentir muy poco lo que tocamos, a escuchar muy poco lo que oímos, a ver muy poco lo que miramos. Escuchamos, sentimos y vemos según nuestra especialidad. Los cuerpos se adaptan al trabajo que deben realizar, esto lleva a la atrofia y a la hipertrofia. Para que el cuerpo sea capaz de emitir y recibir todos los mensajes posibles, es preciso que recupere su armonía.

En las dinámicas hubieron ejercicios musculares, sensoriales, de memoria, de imaginación y de emoción, intentando conocer y reconocer nuestras potencialidades individuales y grupales. Trabajando con la realidad de la imagen y no la imagen de la realidad.

A través del teatro tenemos la posibilidad de cuestionarnos y repensarnos. El teatro es algo que existe dentro de cada ser humano y puede practicarse en la soledad de un ascensor, frente a un espejo, en un estadio de fútbol o en la plaza pública ante miles de espectadores. En cualquier lugar… y hasta dentro de los teatros.

El Teatro de lxs oprimidxs se crea para servir a los pueblos, se crea al servicio de lxs oprimidxs. Puede ser un teatro muy sencillo y claro: unx Protagonista Oprimidx, que sabe lo que quiere, frente a un enemigo brutal, un Opresor, que coarta sus deseos. Vamos a buscar alternativas para salir de esos estados de opresión. En este teatro la cuarta pared no existe, sino que entre el escenario y las gradas hay un canal abierto para ensayar la toma de decisiones entre un público llamado especta-actorx y actores que se disponen a mostrar sus dilemas y dejar atravesarse otrxs.

 

Cartel Teatro
Cartel informativo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *